fbpx

PROYECTOS

En Fundación Chiquitines, trabajamos por el bienestar de las niñas y niños en sus contextos familiares para garantizar su derecho a crecer en una familia. Para ello, gestionamos recursos de cooperación nacional e internacional, que nos permitan complementar su atención. 


Si bien recibimos un aporte del estado, es necesario desarrollar iniciativas y proyectos que nos permitan garantizar la calidad, oportunidad e integralidad en la atención, con el fin de promover el bienestar de las niñas y niños vinculados a la institución. Como parte del área de sostenibilidad y capacidad institucional, articulamos esfuerzos para el desarrollo de proyectos de fortalecimiento institucional, y proyectos de desarrollo social, compartiendo nuestra experiencia y conocimiento con la comunidad. 


Así mismo, servimos de enlace con las áreas involucradas en la implementación de los proyectos, liderando el monitoreo, evaluación y rendición de cuentas ante los aliados y cooperantes. Si tienes ideas, iniciativas, o proyectos que quieras compartir en la búsqueda del cumplimiento de nuestros objetivos misionales, escríbenos al correo proyectos@bambichiquitines.org

Entre 2018 y 2020 hemos ajustado un modelo de atención integral que ha logrado:

* Acelerar la recuperación de las niñas y niños, logrando que hasta un 86% mejoren su estado de salud desde su llegada a la Fundación.

* Disminuir el tiempo que las niñas y niños están en protección, pasando de un promedio de 2 años a uno de 6 meses.

* Facilitar el reintegro a sus familias del 88% de las niñas y niños con posibilidades de reunirse con su familia biológica.

* Facilitar que el 91% de niñas y niños sin familia, logren tener una familia adoptiva, amorosa y protectora.

* Convertirnos en una organización referente para el sistema de protección en Colombia.

* Ser parte de la junta directiva de la Red de ONG´s Unidas del Valle y representarla a nivel regional y nacional.

Chiquitines
Chiquitines
Chiquitines

Un día del mes de enero, su sueño se hizo realidad. Encontramos unos padres maravillosos en otro país, dispuestos a brindar de manera incondicional, todo el amor y cuidado que Vanesa y David merecían. Estos padres, tan humildes en su carácter y claros en su deseo de adoptar, ya habían tenido la experiencia de integrar hijos a su familia, de un continente y país diferente, y añoraban tener otro par de hijos más que les llenara su deseo de tener una gran familia.

Vanesa, David, sus padres y futuros hermanos, tuvieron varios encuentros virtuales, donde aprendieron a conocerse, jugaron y disfrutaron de su compañía, y esto aunaban ese deseo de estar cada vez más cerca de su sueño, compartir juntos el calor de un hogar.

En septiembre llegó el momento, Vanesa y David escogieron su ropa y la forma en cómo deseaban encontrarse por primera vez con esas personas a las que llamarían papás. 

Sus padres llegaron a nuestras instalaciones, Vanesa y David respiraron aires de alegría y ansiedad. Al llegar al espacio en donde se encontraban, los observaron desde la lejanía y luego corrieron con todas sus fuerzas, esperando que nada les arrebatara ese momento de felicidad infinita, y fue entonces cuando supieron que estarían juntos por siempre.

Los días posteriores fueron de descubrimiento, aprendieron a amarse desde la diferencia, y Vanesa y David entendieron que debían guardar su pasado en su corazón, y disfrutar del futuro que les esperaba. Hoy, se encuentran ya en su nuevo país, disfrutando del privilegio de la niñez y de todo lo que su familia les puede ofrecer.  




El mismo día en que Camilo experimentaba todos los estímulos de su nacimiento, su futura familia – aún sin saberlo – se presentó por segunda oportunidad para iniciar su proceso de adopción, y satisfactoriamente, en esta oportunidad, encontramos que contaban con todo lo que necesitaban para ser padres. Mientras la pareja se preparaba, Camilo adquiría cada vez más habilidades y desarrollaba esa actitud exploradora característica de la niñez. 

Cuando el proceso de Camilo estuvo listo, empezamos la búsqueda de la mejor familia para él, una que le brinda un medio adecuado para desarrollarse como niño. En esa búsqueda, fue elegida aquella familia que hizo todo lo que estaba a su alcance para cumplir su deseo de ser padres, y al ver las fotos de Camilo, lo único que pudieron decir fue… “es perfecto”.

Mientras Camilo entendía que ahora tenía unos padres que lo cuidaría y amarían, la pareja esperaba pacientemente a que llegara el día en que pudiesen encontrarse con su hijo. Adecuaron sus rutinas, trabajos y hogar, preparándose felices a la llegada de Camilo.

El día de encontrarse fue mágico, Camilo al verlos sintió un poco de temor, pero sus padres, actuando efectivamente desde su corazón, se acercaron cada vez más a Camilo hasta que un abrazo de los tres, fundió el amor que podían ofrecerse el uno al otro. Al llegar a casa, Camilo exploró los diferentes espacios, acompañado siempre de la mano de sus padres, y en el transcurso de los días todo fue como si se conocieran de años, como si Camilo estuviese predestinado a estar con ellos, y ellos a ser sus padres.

Hoy, la familia cuenta con alegría su experiencia, disfrutan del ejercicio de la paternidad, y Camilo crece en un hogar seguro y afectuoso. 




Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola ¿En qué podemos ayudarte?